Textos y Artículos

Yoga: Una modalidad armoniosa de vivir

“El yoga no es una religión. El Yoga no es hindú o musulmán. El yoga es una ciencia universal, como lo son las matemáticas, la física o la química. Así como la física no es cristiana (aunque casi todas las leyes de la física han sido descubiertas por cristianos), tampoco el yoga es hindú, aunque ha sido descubierto por los hindúes. El yoga es una ciencia pura del ser humano que aspira a despertar y dinamizar las potencialidades benéficas, fabulosas, latentes que, de hecho, nunca usamos de una manera sabia. Por lo tanto, un mahometano puede ser un yogui, un budista puede ser a su vez yogui, y un cristiano también”. Osho

“El yoga puede ser criticado solo por los que lo practican, pero los que lo practican no lo critican porque no hay ninguna razón para criticarlo”. Mircea Eliade

“Que seas bueno si pides bondad, que seas verdadero si pides la verdad! Siempre vas a encontrar solo lo que ofreces de ti… El mundo es tu propio reflejo… A través del yoga puedes entender esta relación íntima entre tú y el Universo”. Ghandi

“A través del yoga he constatado con alegría que la inmovilidad de mi cuerpo completamente relajado, en la postura del Loto, favorece mi concentración interior, y me hace intuir la gloria estática del Espíritu”. Padre Dechanet

“Existen diferentes métodos de acceso a nuestra divinidad interior. El yoga es uno de los más eficientes caminos. A través de él, la música se convierte en meditación y oración”. Sting

“La felicidad, imposible de encontrar en otro lugar, es fácil encontrarla en nosotros a través del tantra yoga. Es extraño que la mayoría de la gente, en lugar de buscar la felicidad dentro de ellos mismos por un cumplimiento amoroso lo más profundo posible, la persiguen fuera de ellos”. Raquel Welch

“Todo el mundo se sorprende observando que buena cara tengo. El secreto de mi belleza es simple: estoy practicando yoga. Mira porque estoy ahora igual que cuando tenía 25 años”. Tina Turner

“No es que el yoga me ponga bien, pero me ayuda a empezar el día de otra manera, para mí esto no es un capricho”. Jack Nicolson

 

Tipos de Yoga:

Existen senderos yóguicos que aportan medios con los que el yogui o la yoguini pueden preparar adecuadamente su aspecto físico, mental, emocional y espiritual, para de esta manera poder ser y estar en mejores circunstancias para la comunión (meditación) con el Espíritu Cósmico. Entre otros citaremos los siguientes:

Bhakti Yoga: Es el camino de la devoción o del amor desinteresado. Es el sendero más rápido para la realización de la Esencia Divina Omnipresente. Sri Ramakrishna pone un ejemplo que nos aclarará lo que es el amor o la devoción que se requiere para realizar dentro de sí al Gran Espíritu:

“Un día un Maestro caminaba por la orilla del mar. De repente se le acercó un devoto y le preguntó: “Señor, ¿cómo puedo hallar a Dios?”. El Maestro avanzó hacia el mar con el devoto y lo sumergió en el agua. Después de un rato lo soltó, y levantándole de un brazo le preguntó: “¿Cómo te sentiste debajo del agua?”. El devoto contestó: “Sentí como si mí último momento hubiera llegado, mi condición era desesperada”. Entonces el Maestro le dijo: “Verás al Padre cuando tu corazón llegue a anhelar a Dios con la misma intensidad con que deseabas un poco de aire hace un momento”. El Bakta al lograr el estado de Unión (Yoga) con la Esencia Divina, accederá también al supremo conocimiento (sabiduría=percibir todo en su verdadera dimensión), y a la capacidad de actuar de manera no egoísta (amor)”.

Gñana Yoga: Es la ciencia que nos ayuda a entrar en contacto con la Sabiduría Cósmica Omnipresente de manera vivencial. No se trata de obtenerla solamente a través de la razón, mediante el conocimiento libresco, ni erudito, sino de poseerla mediante la percepción intuitiva: capacidad de percepción del espíritu sin intermediación de los sentidos materiales.

Sri Ramakrishna nos aclara lo que es un sabio: “Aquel que solamente ha oído hablar de la leche es “ignorante”. Aquel que vio la leche tiene “conocimiento”. Pero aquel que la ha bebido y ha sido fortalecido por ella ha alcanzado vigñaña”. Por lo tanto la experiencia vivencial de “saborear” las verdades esenciales, el percibir las cosas y situaciones en su verdadera magnitud, equivale y constituye aquello que se denomina: sabiduría. Esto nos lleva a precisar que una persona inteligente no es necesariamente sabia.

Karma Yoga: Es la ciencia que nos permite unirnos con el Espíritu Cósmico a través del trabajo considerado como acción de servicio realizada sin apego, es decir, de manera desinteresada. En este tiempo, el trabajo desinteresado es en extremo difícil, puesto que el sistema capitalista promueve por todos los medios el mercado, la competencia y el consumismo. En este sendero el Karma Yogui ofrece a Dios sus acciones y los frutos como ofrenda, puesto que es consciente de que el Gran Espíritu es quien le prodigó de la Fuerza, de la Sabiduría y de el Amor requeridos para realizar dichas acciones. De este modo el yogui se libera del karma (efecto de la acción), puesto que neutraliza los sentimientos de atracción y repulsión egoístas, debido a que el objetivo de su accionar es el Servicio a Dios y a su prójimo: siempre lo prójimo es lo próximo.

Debemos siempre recordar que el espíritu Cósmico es el más grande Servidor, ya que en todo instante está trabajando para proveernos de energía, de materia, así como de todas las manifestaciones de su amor. Por esta razón Jesús el Cristo nos enseña: “… el que quiera ser el más importante entre ustedes, que se haga el servidor de todos, y el que quiera ser el primero, que se haga siervo de todos. Así como el Hijo del Hombre no vino para que lo sirvieran, sino para servir y dar su vida como rescate de una muchedumbre”. Esta actitud de Karma Yogui perfecto lo demostró el Maestro de Maestros al ceñirse con un “delantal” y lavar los pies a sus discípulos al inicio del ritual iniciático crístico en la Última Cena. En todos los senderos del Yoga se aplica en mayor o menor medida el Karma Yoga, puesto que para todo se requiere “acción”.

Hatha Yoga: El término sánscrito “Ha” significa Sol y el término “Tha” significa Luna, por lo que esta disciplina hace referencia al proceso de armonización entre la energía solar y lunar en el ser humano. Corresponde al Yin y Yang de la sabiduría china. Por lo tanto, la ciencia del Hatha Yoga contribuye para la realización del ser humano con un conjunto de ejercicios psicofísicos que practicados de una manera sistemática, contribuyen al proceso de armonización energética del cuerpo y de la mente; de tal manera que éstos se encuentren aptos para la meditación. Esta disciplina se realiza acompañada de un régimen alimenticio vegetariano, puesto que las asanas (posturas) requieren un mínimo de toxicidad de la sangre.

Laya Yoga: Es el sendero que nos ayuda a concentrar nuestra mente en algún concepto mental de la Divinidad o en los sonidos astrales internos. La práctica de este sendero nos posibilita llegar a escuchar, en el plano supraconsciente, el Sonido Cósmico de la presencia del Gran Espíritu dentro de nosotros mismos; y siguiendo el eco de su Océano Cósmico, ser conscientes de la unidad de todo y de todos. Un vivo ejemplo de este sonido astral omnipresente es lo que narra el Apóstol Juan en el Apocalipsis: “Me volví para ver quién me hablaba, detrás de mi había siete candeleros de oro, y en medio de los candeleros vi a uno que es como Hijo de Hombre “(…) Su voz es como estruendo de grandes olas”.

Mantra Yoga: Es el sistema que considera la utilización de palabras o frases de alto poder vibratorio, cuya repetición consciente nos conduce a aquello que significan. A estas palabras sagradas o frases en la sabiduría oriental, se las denominan: “mantrams” o “mantras”. Cabe destacar que todas las religiones tienen mantrams-mantras. Es importante considerar que todo mantram-mantra es un poderoso medio para la realización, sin embargo no deben ser considerados como un fin en sí mismos, sino como medios para lograr el estado de unidad con el Océano Cósmico de Vida.

Debemos recurrir a ellos de la misma manera que recurrimos a una barca para atravesar por un mar o un río tumultuoso, a sabiendas que no basta con subirse en la barca para atravesar con éxito las aguas, puesto que para ello es imprescindible el saber como manejarla. Por esto se hace indispensable el recibir los mantrams-mantras adecuados de manos de una persona con experiencia, y jamás de una persona inadecuada, pues de lo contrario podríamos extraviarnos por el sendero.

Nidra Yoga: Es la ciencia que nos conduce a un proceso de interiorización mediante la desconexión de los sentidos, lo cual nos lleva a un profundo relajamiento. De esta manera los cinco sentidos corporales no serán un impedimento para la comunión con el Espíritu Cósmico.

Raja Yoga: Se lo denomina el yoga “regio” o el “rey de los yogas”. Conduce a la comunión por la meditación y la concentración. Es el método más completo, puesto que combina todo lo mejor que existe de las formas más elevadas del yoga. Esta es la razón por la cual se le considera el “rey de los yogas”. Su objetivo es la realización definitiva de la naturaleza divina interior y exterior mediante el cumplimiento de ocho pasos fundamentales delineados por el más grande de los yoguis: el Maestro Patanjali, el cual denominó a este Sendero “Ashtanga Yoga” o Sendero de los ocho miembros.

Nosotros practicaremos la ciencia del Raja Yoga, puesto que combinaremos todo los sistemas antes expuestos. Los conocimientos científicos del Yoga contribuirán de una manera poderosa en el proceso de armonización que emprenderemos a través de nuestros estudios y prácticas espirituales (Sadhana), mediante la sincronización de nuestra fuerza de voluntad con la Fuerza de la Voluntad Cósmica, de nuestra mente con la Sabiduría de la Mente Cósmica, de nuestro amor con la Fuerza Infinita de Amor Crístico Cósmico. Es importante recalcar que sin una práctica constante, paciente y ecuánime, no lograremos jamás cambios y transformaciones. Debemos recordar también la máxima: “Un gramo de práctica vale más que un kilo de teoría”.

Kriya Yoga: Es un tipo Raja de Yoga que comprende ciertas técnicas de meditación, y cuya práctica regular conduce a la realización de la Omnipresente Esencia Divina. Se la recibe de manos de un Kriyaban o Kriya Yogui (persona que practica el Kriya Yoga), mediante una iniciación sagrada bajo las normas iniciáticas milenarias. El Señor Krishna habla de este ritual en el Bhagavad Guita.

Es un método científico psico fisiológico mediante el cual los átomos de oxígeno son transmutados en energía vital, y en último término, la respiración se transforma en mente, logrando con ello el rejuvenecimiento del cerebro y de los centros de la médula espinal. De este modo estos fabulosos medios de percepción evolucionan al punto de que nuestra conciencia progresivamente estará capacitada para unirse a la Conciencia Cósmica Omnipresente, para así poder percibir todo lo que existe y se manifiesta en su verdadera y justa dimensión. A decir de Mahavatar Babaji, esta ciencia es la misma que Krishna dio a Arjuna hace miles de años, y la misma que fue conocida posteriormente por Patanjali, Cristo, San Juan, San Pablo y otros discípulos.

Mahavatar Babaji la recuperó para la nueva era e inició a su discípulo predilecto, el Maestro Lahiri Masaya para que sea el padrino y guía de todos los kriyabanes o kriya Yoguis. El sublime Maestro, a su vez inició a su discípulo amado Swami Sri Yukteswar, el mismo que la transmitió a su entrañable discípulo, el Maestro Paramahansa Yogananda, quien tubo la misión de traerla a Occidente. Cabe destacar que Mahavatar Babaji tiene su Ashram (centro de espiritualidad) en los Himalayas, y su hermana, Anaí Mataji, de manera especial tiene la misión de ayudar a purificar la mente subconsciente a los Kriyabanes.

En definitiva, Kriya Yoga permite acelerar la evolución del ser humano de una manera sorprendente, puesto que al realizar el “ritual de fuego” directamente en los centros localizados en lo largo de la Espina Dorsal Profunda (chakras), se logra los mismos resultados que corresponderían a centenares de miles de años de continuo esfuerzo espiritual. Para poder aprovechar con éxito los efectos de esta CIencia, ella deberá estar acompañada de: alimentación apropiada, luz solar, pensamientos armónicos, así como la práctica asidua de la meditación y de la acción realizada con amor.

 

¿Puede ser perjudicial el yoga?

Me parece muy interesante la aportación que hace Michael Gleghorn, en un artículo titulado: “El yoga y el cristianismo: ¿son compatibles?”, y que ahora deseo plasmar aquí, pues aquellas personas que desean verdaderamente tener un yoga de calidad saben enseguida apreciar y distinguir claramente donde comienza la ficción y donde la realidad. ¡¡Buen provecho!!

A pesar de sus pregonados beneficios para la salud, hay numerosas advertencias en la literatura de yoga acreditada que previene que el yoga puede ser perjudicial físicamente, mentalmente y espiritualmente, si no se lo practica correctamente. Por ejemplo, Swami Prabhavananda advierte acerca de los peligrosos efectos físicos que pueden resultar de los ejercicios de respiración del yoga: “A menos que se hagan correctamente, hay una buena posibilidad de dañar el cerebro. Y las personas que practican este tipo de respiración sin una supervisión adecuada pueden sufrir una enfermedad que ninguna ciencia o médico conocidos pueden curar”.{1}

Además, muchos yoguis advierten que la práctica del yoga puede poner en peligro la cordura de una persona. Al describir el despertar del “kundalini” (el poder de la serpiente enroscada), Gopi Krishna registra su propia experiencia de la siguiente forma: “Fue variable durante muchos años, dolorosa, obsesiva… He pasado por casi todas las etapas de … tipos de mente: mediúmica, psicótica y otros; durante un tiempo estuve alternando entre la cordura y la locura”.{2}

Sin embargo, finalmente, desde una perspectiva cristiana parecería que el yoga también podría ser perjudicial espiritualmente. Para entender por qué, volvamos a la experiencia del “kundalini”. El erudito de yoga Hans Riecker dice: “El kundalini es el fundamento de todas las prácticas del yoga”.{3} Pero, ¿qué es exactamente el kundalini, y por qué es tan fundamental para la práctica del yoga?

Swami Vivekananda resume la experiencia del kundalini de la siguiente forma: “Cuando se lo despierta a través de la práctica de disciplinas espirituales, sube por la columna vertebral, pasa a través de los distintos centros y llega finalmente al cerebro, en cuyo momento el yogui experimenta el samadhi, o la absorción total en la Deidad”.{4}

Y el investigador John White lleva la importancia de esta experiencia aún más lejos al decir: “Si bien la palabra kundalini proviene de la tradición del yoga, casi todas las principales religiones, caminos espirituales y auténticas tradiciones ocultistas del mundo consideran que algo similar a la experiencia de kundalini tiene importancia en la “divinización” de una persona. La palabra en sí tal vez no aparezca… pero el concepto está allí… como una clave para logra la condición divina”.{5}

{1}Swami Prabhavananda, Yoga and Mysticism (Hollywood, CA: Vedanta Press, 1972), 18, citado en Ankerberg and Weldon, Encyclopedia of New Age Beliefs, 604.
{2}Gopi Krishna, The Awakening of Kundalini (New York: E.P. Dutton, 1975), 124, citado en Ankerberg and Weldon, Encyclopedia of New Age Beliefs, 608.
{3}Hans Ulrich Rieker, The Yoga of Light: Hatha Yoga Pradipika (New York: Seabury Press, 1971), 101, citado en Ankerberg and Weldon, Encyclopedia of New Age Beliefs, 606.
{4}Swami Vivekananda, Raja Yoga (New York: Ramakrishna-Vivekananda Center, 1970), 16, citado en Scott, “Exercise or Religious Practice? Yoga: What the Teacher Never Taught You in That Hatha Yoga Class,” 5.
{5}John White, ed., Kundalini Evolution and Enlightenment (Garden City, NY: Anchor, 1979), 17, citado en Ankerberg and Weldon, Encyclopedia of New Age Beliefs, 606.

 

No deseo dejar pasar esta oportunidad para hablarte de los 10 Mitos más comunes acerca y sobre el Yoga:

1. El Yoga es relajación: En las clases de Yoga, efectivamente, existen diversas fases en las que se induce y desarrolla la relajación, pero una buena parte del tiempo se trabaja activamente.

2. El Yoga es para mujeres: Aunque esto está cambiando, hace 100 años el Yoga era practicado casi exclusivamente por hombres. Indistintamente, el Yoga admite y beneficia tanto a hombres como a mujeres.

3. El Yoga es un ejercicio suave solo para gente mayor: Aunque la práctica del Yoga, por supuesto, puede adaptarse a cualquier edad y circunstancia, la práctica de Yoga suele ser bastante intensa. Cuando un practicante decide adentrarse en el trabajo corporal de asana, enseguida aprecia que su cuerpo tiene que romper la rigidez de muchas zonas y tonificar la flacidez de otras a fin de poder encontrar un correcto equilibrio entre fuerza y flexibilidad.

En realidad, no existe ningún listón donde medirse, pero convendrá que el practicante vaya estableciéndose en la práctica de una forma continuada, para así poder adaptarse progresivamente a los diferentes cambios y procesos corporales que irán sucediéndose y teniendo lugar.

El sistema musculo esquelético deberá extenderse, por lo que será inevitable sentir la intensa tensión de sus tendones y ligamentos; los músculos y nervios se enfrentarán a un trabajo isométrico por períodos de tiempo importantes; el sistema respiratorio tendrá que ir adecuándose para abastecer la nueva demanda de oxígeno que este nuevo trabajo exige. Será pues una fase de adaptación en la que todo el organismo tendrá que hacer frente a un ejercicio distinto, y que al tiempo estará caracterizada por un gran esfuerzo al que no todo el mundo está acostumbrado a someterse.

Quizá, esta primera fase se aleje bastante de esa imagen romántica que suele tenerse de un yogui tranquilo que controla armónicamente su cuerpo y su mente. Entrega, apertura y constancia serán elementos indispensables para que el cuerpo vaya cediendo poco a poco y alcance el tono adecuado y la flexibilidad armónica más compensada. La práctica asidua hará que el esfuerzo se vaya convirtiendo de manera progresiva en un menor esfuerzo, pero … como en todas las facetas de la vida, para que el esfuerzo se convierta en un no esfuerzo previamente tendrá que existir una voluntad y una entrega, ¿no crees?

4. El Yoga es para gente muy flexible: No es necesario ser flexible para hacer Yoga, el Yoga te irá haciendo flexible. Parte de esa flexibilidad está en la mente. Muchas de las tensiones mentales, junto con la dispersión y el pensamiento descontrolado, se manifiestan y cristalizan a continuación en el cuerpo, limitando de esta manera la movilidad de los músculos y de las articulaciones.

La expansión de la movilidad está muy relacionada con la apertura y la expansión mental, por ello, el ir expandiendo poco a poco nuestros límites físicos, hará que con el tiempo se reflejen mayores aperturas psicológicas hacia la vida. Por paradójico que parezca, el cuerpo solo cederá cuando dejemos de centrarnos en el fin y aceptemos nuestras limitaciones. Será importante aprender a enfocar la práctica, no como un objetivo en sí mismo, sino como un proceso de aprendizaje.

5. El Yoga es para gente con problemas:El Yoga nunca fue ideado como una terapia contra el dolor de espalda y nunca lo será. La sociedad que pasa más tiempo sentada que durmiendo sufre la necesidad de buscar métodos paliativos a su estilo de vida anti natural. El Yoga no es una terapia, aunque de forma colateral pueda tener un efecto terapeútico.

6. El Yoga es una especie de secta: Si bien el Yoga nace como una práctica espiritual en el seno del hinduismo, y en sus clases pueden entonarse mantras y promoverse la meditación, hay que resaltar que el Yoga no es un dogma ni tampoco una religión.

7. Hay que ser vegetariano para practicar Yoga: Aunque tradicionalmente el Yoga sigue la tradición Hindú de “Ahimsa” o no-violencia (que incluye el vegetarianismo), no es necesario seguirlo para poder practicar Yoga. Aunque como es de suponer, una alimentación equilibrada y saludable será un complemento excelente para acompañar la práctica del Yoga, así como cualquier otra faceta de la vida.

8. El Yoga no es para todo el mundo: El Yoga moderno respeta la tradición y se adapta a nuestra cultura y vida moderna. Cualquier persona, a cualquier edad, y con cualquier limitación, puede practicar Yoga, progresar y disfrutar haciéndolo.

9. El Yoga son ejercicios de Respiración: El Yoga incluye diferentes técnicas de control y manejo del prana o pranayama. El prana es energía sutil que impregna todo lo existente, y aunque no es ningún elemento químico del aire, el proceso respiratorio es la forma más directa de absorber esta energía. Será necesario adquirir previamente cierta estabilidad del cuerpo físico mediante el trabajo de asana antes de adentrarnos a la ligera en ejercicios más sutiles de manejo y expansión del prana.

10. El objetivo del Yoga es dejar la mente en blanco: La idea de dejar la mente en blanco es una expresión muy utilizada, pero que sin embargo, a veces está mal comprendida. El Yoga y la meditación, ante todo, nos irán dando herramientas para dejar de ser esclavos de nuestros propios procesos internos, así como de nuestros pensamientos y emociones, que casi siempre toman el control de nuestra vida provocando falta de libertad y de centramiento. El punto de partida consistirá en observar (sin implicación), la actividad de nuestra mente, dándonos cuenta cómo la identificación con los pensamientos nos llevan a crear y recrear constantemente situaciones que distan mucho de la realidad.