Noticias en Movimiento

LLEGA EL PLÁSTICO ECOLÓGICO

Un compuesto con las mismas propiedades y aplicaciones que el plástico convencional pero procedente de fuentes renovables, 100% biodegradable y respetuoso con el medio ambiente. Así es Mater Bi, un polímero hecho a partir del almidón de maíz, trigo y patata que es fabricado y comercializado por Novamont.Según los responsables de esta compañía italiana pionera en investigación de bioplásticos, que a finales de 2010 abrió la primera biorefinería del mundo en Trenti, (Italia), la clave de este material revolucionario es su estructura vegetal. Esta, al contrario de lo que sucede en los polímeros convencionales derivados del petróleo, puede ser destruida por los microorganismos. Este hecho no solo posibilita su posterior transformación en compostaje de alta calidad (apto para abonar la tierra), sino que también podría reducir de manera considerable el impacto devastador que tiene el plástico tradicional en nuestro entorno.

Además, teóricamente, el cultivo de 800.000 hectáreas de maíz podría asegurar la producción de 2 millones de toneladas de bioplásticos.También en biomedicina Mater Bi se procesa con las misma tecnología que el plástico de toda la vida y ya se utiliza para fabricar productos de uso común como bolsas para diferentes usos, vajillas y películas de embalaje, entre otros.

En la actualidad, los expertos centran sus esfuerzos en obtener materiales mucho más sofisticados para aplicarlos en otros sectores como la medicina regenerativa.Las bolsas de basura ecológica fabricadas con Mater Bi tienen una vida útil de 48 horas y se descomponen en contacto con la materia orgánica. La mayor parte del almidón con el que se elaboran se obtiene de cultivos tradicionales en Italia. Varias compañías, como Ceplast, procesan el bioplástico en fábricas propias.

EL 80% DE LAS AVES TIENEN PLÁSTICOS EN EL ESTÓMAGO

Cada año, 8 millones de toneladas de residuos plásticos terminan en los océanos. Las aves confunden sus colores brillantes con comida y acaban ingiriendo los desechos plásticos. La Agencia gubernamental de la investigación científica de Australia ha hallado restos de este tipo de basura en el 80% de las aves marinas, incluyendo los pingüinos. En alguna de las aves, se ha llegado a encontrar hasta 200 piezas de plástico, ya que son incapaces de digerirlas y expulsarlas.