Mujer y Religión

Pakistán quiere legalizar las palizas disciplinarias contra las mujeres

Según la última recomendación (29 mayo de 2016) del Consejo de Ideología Islámica de Pakistán, “golpear ligeramente a las mujeres” si rechazan tener sexo con su marido, es perfectamente legítimo. Tal es su convicción en la justicia de tal castigo, que el Consejo ha elevado una propuesta para la promulgación de una nueva ley que autorice la violencia contra las mujeres.

Y es que el poderoso órgano constitucional opina que los golpes deben ser legales en supuestos como el de que una mujer no quiera tener relaciones sexuales con su marido cuando se le antoje, se niegue a cumplir sus órdenes, no se vista como él quiera o no se bañe después del coito o durante la menstruación.

Así mismo, según el Consejo, las palizas podrían darse si una mujer no usa hiyab (pañuelo islámico), si interactúa con extraños, si habla en voz demasiado alta, si da dinero a otros sin el permiso de su marido o si usa anticonceptivos sin preguntar a su marido.

La propuesta asegura que los golpes son una buena medida de disciplina y el líder del Consejo, Maulana Muhammad Khan Sherani, detalló en una conferencia la forma “adecuada” de dar las palizas: “Golpear en áreas donde la piel no es ni demasiado gruesa ni demasiado fina. No usar zapatos o una escoba para golpearla en la cabeza. No golpearla en la nariz o en los ojos. No romper ningún hueso o dejarle marcas. No golpearla vengativamente, solo para recordarle sus deberes religiosos”, se explica en el proyecto de 75 páginas elaborado por el Consejo.

El aberrante proyecto de ley ha sido redactado como respuesta a al movimiento liberal de la provincia de Punjab que impuso una ley progresista de igualdad de género llamada: Ley de protección de la Violencia contra las Mujeres. En ella se pretendía dar más derechos a las mujeres y monitorizar a los maridos maltratadores con pulseras electrónicas. Sin embargo, el Consejo la tildó de “antiislámica”. El nuevo documento es su respuesta a esa ley reformista.

Además de las palizas, la nueva propuesta contempla la obligación para todas las mujeres de amamantar a sus hijos durante justo dos años, así como la prohibición de su participación en conflictos armados. En el caso de las enfermeras, detalla el documento, estas no podrán cuidar a pacientes masculinos a menos que sean su marido, padre, hijo o hermano.