La contaminación originada dentro de las casas causa 99.000 muertes al año: cuidado con velas y ambientadores

La contaminación originada dentro de las casas causa 99.000 muertes al año: cuidado con velas y ambientadores

Yahoo Noticias
23-2-2016

Todo el mundo es consciente de que las fábricas, los coches y los aviones contaminan. Pero muy pocos saben que otras costumbres aparentemente inocuas generan un alto grado de toxicidad que emponzoña el ambiente. Como encender un ambientador eléctrico o prender una vela aromática.

El colegio de Pediatría del Reino Unido y el Real Colegio de Físicos del mismo país se han unido para advertir a la población del peligro que causan estas conductas con un informe titulado: Every Breath We Take (Cada aliento que tomamos). En concreto, estos organismos cifran en 99.000 las muertes que se producen en Europa causadas por la contaminación que se produce dentro de las casas, según informa el Daily Mail.

Este tipo de polución se está multiplicando en los últimos años debido al aislamiento de las nuevas construcciones, que hace que las emisiones procedentes de utensilios como desodorantes, productos de limpieza, mata insectos o ambientadores no se eliminen de manera adecuada y queden dentro de la casas, empobreciendo así la calidad del aire y haciendo que los que vivan en ellas respiren químicos que pueden ser muy perjudiciales para la salud.

En el informe se especifica que los Componentes Orgánicos Volátiles (VOC, según sus siglas en inglés) que son sólidos, pero que luego pasan a estado gaseoso para, por ejemplo, mejorar el olor de una estancia, pueden convertirse en sustancias como el formaldehido, una sustancia que al ser respirada puede originar nauseas, vómitos e incluso puede ser cancerígeno. En concreto, un VOC llamado limonene, que sirve para crear olor a limón, está relacionado con este hecho. Los barnices o determinadas pinturas también pueden emitir formaldehido, que también causa irritación en piel y ojos.

Los autores del trabajo señalan que los más propensos a sufrir estos problemas son los niños y los ancianos, y por supuesto, las embarazadas: “El aire contaminado puede afectar al desarrollo del feto, y puede hacer que haya problemas en el crecimiento de órganos como los riñones o los pulmones. Y en adultos puede aumentar la probabilidad de sufrir un infarto, asma, diabetes, demencia, obesidad o cáncer”, se puede leer en el trabajo.

Respecto a la polución externa, los autores del informe Every Breath We Take pide a las autoridades británicas que tomen acciones como cerrar carreteras o que prohíban el acceso de coches a grandes ciudades en los días en los que la contaminación supere los límites legales, medidas que ya están en vigor en ciudades españolas como Madrid.