Capital-Comunismo

François Hollande.

El semanario galo Le Canard Enchaîne publicó ayer el sueldo del peluquero oficial del presidente de Francia: nada menos que 9.895 euros mensuales. El Elíseo ha intentado justificar el sueldo del estilista, Oliver B, argumentando que éste peina todas las mañanas a Holland y siempre que aparece en público. Es una desfachatez teniendo en cuenta, sobre todo, que ese dinero sale del bolsillo de los ciudadanos.

El comunismo no es más que la implantación de una dictadura sionista.

Leiba Bronstein (alias Trotsky): “Los principales banqueros del otro lado del océano trabajarán en el más estrecho contacto posible con nosotros. Si ganamos la revolución, estableceremos el poder del sionismo sobre el funeral de la revolución”. (1)

Rabino Harry Waton: “No es un accidente que el judaísmo diera nacimiento al marxismo, y no es un accidente que los judíos se sumaran rápidamente al marxismo: todo ello estaba en perfecta concordancia con el progreso del judaísmo y los judíos”. (2)

Jewish Virtual Library: “Cuando Salvador Allende llegó a la presidencia (1970), nombró a un gran número de judíos a puestos importantes”. (3)

http://www.haaretz.com/…/landscape_474/3353255781.jpg

(1) Citado por Vladimir Stepin en su libro: The Nature of Zionism. (Moscú, 1993).

(2) Rabino Harry Waton: A Program for the Jews and Humanity. An Answer to all Anti-Semites. (1939).

(3) http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/vjw/chile.html

Mijaíl Alexándrovich Bakunin. Ideólogo anarquista.

“Ahora, todo este mundo Judío, que constituye una secta explotadora, un pueblo de sanguijuelas, un parásito voraz, cercanos e íntimamente conectados el uno con el otro, sin importar no solo las fronteras, sino tampoco las diferencias políticas. Este mundo Judío está hoy a disposición de Marx o de Rothschild. Estoy seguro que, por un lado, los Rothschild aprecian los méritos de Marx, y por el otro lado, Marx siente una inclinación instintiva y un gran respeto por los Rothschild. Esto puede parecer extraño. ¿Que podrían tener en común el comunismo y la Alta Finanza? ¡oh, oh! El comunismo de Marx busca un fuerte estado centralizado, y donde ello exista debe, inevitablemente, existir un Banco Central estatal, y dónde esto exista allí la parasitaria Nación Judía (que especula con el trabajo del pueblo) encontrará el medio para su propia existencia”.

(Polámique contre les Juifs), Paris, 1872.